No importa quien tiene razon

Prefiero la paz con mis semejantes antes que demostrar que tengo razon

Una de las clásicas historias narradas por Dale Carnegie que jamás olvidare, y que me impacto profundamente, fue una que me enseño la lección de evitar de querer demostrar que tengo razón y abstenerme de caer discusiones innecesarias. Tenemos que entender que hay momentos en la vida en que tenemos que admitir de verdad que al fin de cuentas no importa ni vale la pena presumir de quien tiene razón.

En su testimonio Dale Carnegie confiesa que fue invitado a una fiesta de reconocimiento para Sir Ross Smith. Sucedio en cierto momento del banquete que el comensal se puso a contar una historia humorística alegando que erea una cita bíblica.
Dale sabia que estaba equivocado y al final se puso a corregirlo públicamente que la cita en cuestión pertenecía a Shakespeare y no a la Biblia. En medio de esta fiesta de gala esa discusión produjo un clima tenso, al final su amigo el Sr Gammond, que era un experto en los escritos de Shakespeare, le dio un puntapié por debajo de la mesa, y le dijo que estaba equivocado pues la cita de hecho estaba en la Biblia.
Al final del encuentro se reunieron los dos en privado y Dale se puso a reprocharlo por que su amigo defendia una información que el muy bien sabia que estaba equivocada.  El Sr Gammond, humildemente le dijo que no valia la pena dejar mal al anfitrión de la fiesta y humillar a este hombre, pues no era necesario discutir por un asunto tan irrelevante, porque iba a echar a perder la alegría de la fiesta. 
No era una buena idea ponerse a discutir en una fiesta en el que eran meros invitados.

No importa quien tiene razón
Amigo lector, en mi busqueda por crecimiento personal, te confieso que por mucho tiempo cai en la tentación de querer demostrar a los demás de tener razón. Me costo mucho aprender esta lección de vida y poder superar este defecto. El recordarme a mi mismo mis principios de vida y mi propósito me ayudaron a librarme de este mal habito. Tuve que renunciar a mi derecho de querer tener siempre la razón, ya que mis valores son el bienestar de mis seres queridos, la unidad en la familia, la paz y la armonía en mis relaciones, la construcción de un mundo mejor, etc. pues entonces descubri que en la mayoría de las veces NO IMPORTA QUIEN TIENE RAZON. Al diablo con quien tenga la razón. Eso no es lo mas importante! Al final de cuentas hay otras cuestiones que son mucho mas relevantes en este exacto momento que hacer el ridículo al discutir acaloradamente y ponerme violento al demostrar que yo tengo razón.

Cuantas veces hemos leído en las noticias de desgracias y tragedias entre seres queridos que terminaron matándose unos a otros solo para demostrar que tenían razón. Familias enteras destruidas, provocando el dolor de niños inocentes, hasta crímenes horribles y hasta homicidios de personas mayores cometidos por sus propios hijos solo para demostrarse entre si que habia alguien que estaba equivocado. Personas irracionales dejándose llevar por emociones destructivas para demostrar por la fuerza de que tenían razón.

No importa quien tiene razon
El insistir en querer tener la razón es un cáncer que carcome principalmente a las principales religiones monoteístas de la humanidad, siendo esta la principal causa y orígen de las guerras a lo largo de la historia. Es de veras increíble el ver cuanto nos cuesta poder llevarnos bien y a saber convivir entre nosotros y ser tan crueles e intolerantes con nuestras diferencias. Supuestamente tendríamos que ser una civilización inteligente, pero los acontecimientos sangrientos mas recientes nos demuestran cuan atrasados y retrogrados estamos y lo salvajes que podemos llegar a ser cuando insistimos por la fuerza y a punta de espada que nuestras creencias son acertadas y los demás están diabólicamente equivocados.

En la Vida con Propositos, Rick Warren escribe que “Tenemos que recordar que fue Dios el que escogió darnos diferentes personalidades, historias, razas y preferencias. Por tanto deberíamos de valorar y deleitarnos de esas diferencias y no meramente tolerarlas. Lo que Dios quiere es la unidad, no la uniformidad. Pero por el bien de la unidad, nunca debemos de dejar que las diferencias nos dividan. Tenemos que mantenernos concentrados en lo que más importa – aprender a amarnos los unos a otros como Cristo nos ha amado”.

Ahora no me entiendas mal, no digo que deberiamos ceder todo el tiempo para apoyar un punto de vista ignorante. Claro que todo tiene su tiempo y hay momentos en el que es verdadero el viejo dicho en que “Quien calla otorga”. Pero creo que hay ciertos momentos en la vida en que no vale la pena poner en riesgo la salud y el bienestar de una buena relación y deberíamos obrar de forma inteligente asi como lo hizo Galileo Galilei con la Sagrada Inquisición, que renuncio a su postura ante el poder de la Iglesia predominante de su época que lo amenazo de llevarlo a la hoguera si no renunciaba a su teoría sobre el sol siendo el centro del sistema solar y no la tierra. El punto es que al ceder en su postura, pudo vivir mas años y aprovecho su tiempo para investigar y hacer nuevos descubrimientos en el campo de las ciencias de la astronomia.    

El querer tener siempre la razón es un síntoma muy evidente de inseguridad. Algo que en vez de fortalecer vínculos puede llegar a destruir relaciones valiosísimas. Personas que insisten fervorosamente en demostrar que siempre tienen razón son las primeras en la lista en ser despedidas por las grandes corporaciones, por no saber relacionarse con los demás, por no saber trabajar en equipo y por caer en el mal habito perjudicial de humillar a los demás 

Si tu tienes esa debilidad te estas saboteando a ti mismo y te estas danto un tiro en tus pies, por eso te recomiendo que lo primero que tienes que hacer es asumir que eres inseguro y que tienes ese problema y luego debes buscar ayuda pidiendo primero a Dios que te libre de ese horrible vicio y luego busca a personas maduras, a tus pastores o tus lideres o sino a unos buenos coachs de vida que te ayuden a superarte en esta area tan importante como lo son las relaciones con los demás.

EL DIA EN QUE RENUNCIE A MI DERECHO DE DEFENDERME
Hace unos años atrás, tuve una amarga experiencia con un cierto líder cristiano que me presento un proyecto, en el que yo acepte involucrarme. Decidi ofrecerle toda mi ayuda posible, invirtiendo  mi tiempo, dinero mis energias, mis bienes y hasta el tiempo de mi familia. Como parte de mi compromiso yo lo conecté con mis amigos, mis colegas y mis familiares. Todo estaba yendo de mil maravillas, cuando mi amigo se le ocurrio ponerme entre la espada y la pared para probar mi nivel de compromiso. El queria que me dedicara a su proyecto el 100%. No me aceptaba como un aliado estrategico, decia que no le servia de ese modo.
Yo le explique que por una cuestion de proposito y llamado no podía ser integral con el; Al final mi amigo el lider me malinterpreto y se ofendió conmigo por mi decision. Al final decidió avanzar por su cuenta, contactando por detras mio a las personas a quien yo le había presentado y al final me dejo fuera.  Una vez que lo ayude se sirvió de mi generosidad y hospitalidad y me utilizo como un objeto descartable, y luego paso por encima mio dejándome fuera del proyecto y termino honrando a otras personas que no tenían nada que ver con su vision.
Honestamente su actitud fue de lo mas extraña y me causo mucha tristeza por sentirme usado de esa forma fria y cruel. Yo te confieso que yo podría haberme vengado de este supuesto líder reconocido y haberlo expuesto públicamente delante de todos sus seguidores por obrar de una forma tan vergonzosa conmigo. Pero decidi tomar una actitud opuesta a lo que tendría que haber hecho, decidi no difamar a este supuesto buen “hombre de Dios” y les dije a mi familia que no cayéramos en la trampa de querer hacer justicia, y que dejemos que el tiempo demuestre quien tenía razón, dejemos que la justicia de Dios intervenga en este asunto, no sere yo quien me pondre hacer justicia ni hablare mal de este supuesto “ungido” de Dios.

YO podía haber hecho lo posible por hacer justicia con mis manos y tenia todo el derecho de difamarlo públicamente por su mala actitud y comportamiento. Pero decidi renunciar a ese derecho y le deje al Señor mi Dios que El hiciera justicia.
Saben como termina esta historia?, pues yo no tuve que rebajarme ni mostrar quien tenia razón, pues el tiempo y la justicia de Dios fueron infalibles, demostrando la mala actitud que tuvo este siervo de Dios para conmigo.
Amigo lector, hay leyes inviolables en la vida y tu no puedes ir en contra de ellas, todo lo que sembramos pues es lo que cosecharemos. Todo lo que no es hecho con integridad, y dejando de lado la Ley del amor, nunca, nunca, nunca prosperara. Al final, eso fue lo que paso, Dios no permitio que este se saliera con la suya, el tal proyecto nunca prospero, todo el mundo lo abandono  y la reputación y credibilidad de este lider quedo por el suelo. 

Mi querido amigo lector probablemente alguien te haya juzgado erróneamente en estos días, o alguien haya hecho algo injusto contigo o quizás ves a alguien cercano que insiste en un error cuando tu sabes que sabes que esta persona esta equivocada.  Muchas veces cuando nos ofenden o cuando nos hacen algo injusto la tendencia de la naturaleza humanan es ejecutar venganza y querer hacer justicia con nuestras propias manos. Yo te entiendo pues en demasiadas ocasiones he querido colocar en sacrificio vivo a Jehova a algunos personajes que me causaron no pocas aflicciones y decepciones a mi vida.

El concepto que quiero compartirte aqui con este mensaje es que hay momentos en la vida en que realmente no vale la pena el desgastarse emocionalmente en querer defender tus razones y tus puntos de vista con tanta vehemencia. Hay veces en que tienes que reconocer el hecho de que no importa quien tenga razón. El andar en paz con nuestros seres queridos es mas importante que el hecho de querer mostrar que tienes razon. Vas a tener que confiar en el Señor mi amigo. Porque siempre es mejor y vale la pena confiar en Dios. Recuerda que todos tenemos el mismo desafio de construir un mundo mejor, todos tenemos una meta en común y debe ser unirnos en el Amor de Jesus que es el Vinculo de la Paz

 “No soy terrorista, por favor dejame darte un abrazo”

Para terminar, por coincidencia de las fechas festivas de navidad y fin de año en estos dias. Tiempos en que la gran mayoría de la humanidad anda desenfrenada como loca corriendo de un lado para otro.  Y que al final se termina olvidando de los verdaderos valores de la vida, pues me gustaria si me permites por unos minutitos mostrarte un video que me hizo arrancar lagrimas de emoción y lagrimas de tristeza por otro lado. Tristeza porque por culpa de unos pocos desequilibrados sueltos por el mundo  mucha gente pacifica e inocente tiene que sufrir indebidamente el martirio de la discriminación, la humillación  y el menosprecio. Y emoción por la esperanza que tengo que un dia, algún dia todos los seres humanos aprenderemos a ser una sociedad civilizada que a pesar de las diferencias culturales y étnicas que hoy nos dividen, ha optado por la convivencia pacifica y por aprender a amar.

Por Alberto A. Conti – Editor del Blog Tesoros del Alma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

albertoaconti107 Posts

Soy un emprendedor activo de Negocios por Internet. Al mismo tiempo desarrollo actividades profesionales de Coaching, Consultoria y Capacitación, y como Orador y Motivador. A traves de Internet, estoy brindando asesoría y formación a Emprendedores de Internet y de Negocios basados en el Hogar. Soy Conferencista internacional, creador de contenidos, tambien autor y escritor, en 2012 estoy lanzando “Megaheroes” mi primer libro impreso de motivación para emprendedores, para el Mercado hispano.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress
%d bloggers like this: