NO TEMAS, PORQUE EL ENVIARA A SUS ANGELES QUE TE GUARDEN!

NO TEMAS, PORQUE EL ENVIARA A SUS ANGELES QUE TE GUARDEN!

SEÑOR, ENVÍA A ALGUNO DE TUS ANGELES!




Al final de la década del 40, mi marido, Frank, y yo, estábamos viajando un poco tarde a la noche en una ruta desierta en las montañas, cuando repentinamente un neumático pinchó. Por el hecho de que la banquina de la ruta era muy pedregosa, Frank no conseguia afirmar bien el auto para cambiar la rueda. Entonces, surgió un auto desde la oscuridad. Dos hombres barbudos con una apariencia de hombres duros como yo nunca habia visto, salieron de su auto. Con unas manos fuertes ellos afirmaron el auto, cambiaron rapidamente la rueda de auxilio y se fueron de inmediato. Nos sorprendió que ellos no dijeron ni una sola palabra.Luego en 1952, Frank ya era un oficial de la marina en una base militar en Europa. Nosotros estabamos viajando outra vez de auto con nuestra família por los Alpes suizos, y habia una neblina muy densa, cuando nos deparamos sorpresivamente con un agujero de unos 2 metros de ancho y 1,50 m de profundidad que atravesaba la autopista de lado a lado. Estaba poniendose oscuro ya, entonces Frank fue con otras personas que nos acompañaban a pie hasta el proximo pueblito. Ya que teníamos nuestras cosas en el auto, yo me quedé alli esperandolo. Nerviosa por la situación, me puse a orar. Las palabras del Salmo 91:11 y 12 me vinieran a la mente: “Porque a Sus Angeles mandará acerca de Ti… En las manos te llevarán…” Y despues dije sin pensar: “Señor, por favor envia a algunos de Tus Angeles para ayudarnos!”De repente apareció un camión y seis hombres barbudos de aspecto rustico. Bajaron del vehículo sin decir nada. Ellos, con manos fuertes y grandes, levantaron mi auto — yo estava adentro — y lo cargaron para el otro lado y lo pusieron a salvo. Ellos no dijeron una única palabra, y despues desaparecieron en la oscuridad.

Dirigi hasta la pequena ciudad de Brig, donde encontré a mi família. Nadie en toda la ciudad tenía idea de quienes serian aquellos hombres. Yo solo sabia que ellos habian venido de la nada y me habian “guardado en mis caminos y llevado en sus manos”. (Sal. 91:11,12)

Quienes eran esos hombres silenciosos? Cual era su motivo de aparecer misteriosamente y ayudarnos otra vez?

Fuente: Reflexiones

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

albertoaconti107 Posts

Soy un emprendedor activo de Negocios por Internet. Al mismo tiempo desarrollo actividades profesionales de Coaching, Consultoria y Capacitación, y como Orador y Motivador. A traves de Internet, estoy brindando asesoría y formación a Emprendedores de Internet y de Negocios basados en el Hogar. Soy Conferencista internacional, creador de contenidos, tambien autor y escritor, en 2012 estoy lanzando “Megaheroes” mi primer libro impreso de motivación para emprendedores, para el Mercado hispano.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress
%d bloggers like this: