Un sucio billete de cien dolares

Un billete sucio de 100 dolares

Dios conoce tu valor, no dejes a los demas que te desvaloricen!

A algunas personas les gustaría hacernos pensar que en cuanto hacemos algo malo o salimos del camino. Dios saca su marcador y tacha nuestro nombre de su lista diciendo: “Yo sabia que no lo lograrían. Sabia que no contaban con lo que necesitaban”. No, Dios es un Dios que perdona, es un Dios de segundas oportunidades. No importa cuantas veces le ha defraudado o cuantos errores ha cometido, su valor antes los ojos de El sigue siendo exactamente igual.

Imagínese que le estoy dando un billete nuevo de cien dólares. ¿Lo querría? ¡Lo mas probable es que si! Ahora imagínese que tomara el billete y lo arrugara un poco y ahora no se vea tan bonito como cuando salió de la casa de moneda. ¿Aun lo quería? ¡Claro! Pero espere, ¿Qué tal si saliera al estacionamiento, lo tirara al suelo y lo pisoteara hasta que ya ni se percibiera el dibujo del billete? Ahora estaría sucio, manchado y mal tratado. ¿Todavía lo querría?

Por supuesto. ¿Por qué? Porque todavía tiene valor a pesar del mal trato que ha recibido. Cien dólares son cien dólares (olvidando por un momento las tasas de cambio, la inflación y otros factores). No pierde su valor simplemente porque no se ha envejecido, por que no se ve tan bien como salió o porque ha sufrido algunos golpes en la vida.

Dios nos ve a nosotros de la misma manera. Todos pasamos por retos y luchas, y a veces nos sentimos como aquel billete de cien dólares, todo arrugado y sucio. Pero al igual que el billete de cien dólares, ¡todavía tenemos valor también! De hecho, Nunca perdemos nuestro valor. Ese valor ha sido puesto en cada uno de nosotros por el Creador del universo, y nadie puede quitarnos eso.

No permita que otras personas, sistemas o circunstancias influyan en la estimación de su valor. Puede ser que usted haya pasado por una experiencia traumática en la que alguien le trato mal, le usó o lo rechazó. Quizás su esposa o esposo le abandonó y usted ha pasado por un amargo divorcio; quizás un amigo lo atacó sin razón alguna, y ahora se siente solo sin valor. O quizás se sintió rechazado desde niño, y está viviendo aun con esas emociones de culpa y pena. Puede ser que hasta se ha convencido que las cosas negativas que le sucedieron en su pasado son por su culpa, que no merece mas que tristeza, dolor, culpa y condenación. Dios aún conoce su valor! El está delante de ti siempre con los brazos abiertos! El siempre te acepta y reafirma tu valor! Eres su Tesoro preciado! Su valor ante los ojos de Dios siempre es el mismo!

Autor: Joel Osteen – Tu mejor vida ahora

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

albertoaconti107 Posts

Soy un emprendedor activo de Negocios por Internet. Al mismo tiempo desarrollo actividades profesionales de Coaching, Consultoria y Capacitación, y como Orador y Motivador. A traves de Internet, estoy brindando asesoría y formación a Emprendedores de Internet y de Negocios basados en el Hogar. Soy Conferencista internacional, creador de contenidos, tambien autor y escritor, en 2012 estoy lanzando “Megaheroes” mi primer libro impreso de motivación para emprendedores, para el Mercado hispano.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress
A %d blogueros les gusta esto: